• Feed RSS
En mayo del año pasado brindamos junto con Lorena Karmiol un taller de Stop Motion en el Congreso Interfaces organizado por a Universidad de Palermo. Al mismo asistieron docentes de escuela primaria y secundaria, se reflexionó sobre el potencial educativo de la producción audiovisual en el aula, se discutieron estrategias, se abordó la técnica desde lo conceptual y se realizaron algunas prácticas y ensayos. 


Para ver los materiales utilizados en el taller pueden ingresar aquí.

Publicación Artículo: la producción audiovisual en el aula.

A partir del mencionado taller, fuimos invitadas a escribir un artículo para incluir en las publicaciones posteriores al congreso. Así fue como en colaboración con Lorena Karmiol, experta en Stop Motion, escribimos el siguiente texto que posteriormente fue publicado en la Revista NOVEDUC y en n° 22 de Febrero de 2014 de la Revista Reflexión Académica en Diseño y Comunicación, evaluada con 1 (nivel superior de excelencia) para integrarse al catálogo Latindex (ver evaluación). 



Reproduzco aquí la primera parte del artículo:

Abstract: Under the Interfaces Congress organized by the University of Palermo, Evolution Foundation gave a lecture and three proposals for workshops on different topics related to creative inclusion of ICT in the classroom. This article presents the theoretical framework and the main concepts used in the workshop Introduction to Stop Motion technique provided on May 23, 2013.

Keywords: audiovisual production - animation - creativity - script - idea - intelligence.

La producción audiovisual en el aula


La creatividad transforma el trabajo en diversión
James Harrington

Las tecnologías audiovisuales son aquellos medios y dispositivos que combinan imagen y sonido para producir y transmitir un mensaje. Éstas son parte de la vida de niños y jóvenes quienes socializan, aprenden, construyen sentidos y se entretienen a través de ellas.La producción audiovisual en el aula pone en juego múltiples inteligencias y el ejercicio de la creatividad. Además promueve el desarrollo de competencias relacionadas
con la colaboración, la planificación y el trabajo por proyectos. Los alumnos, asumiendo un rol de productores creativos, construyen narrativas y representaciones de sí mismos y de la realidad en que viven. Estas producciones exigen el estudio de fenómenos, conceptos, ideas y objetos; requieren realizar una estructuración-adaptación de lo que se quiere expresar a las posibilidades técnicas y sémicas del medio; exigen
el trabajo en grupo fomentando la adquisición de destrezas sociales (Cabero Almenara, 1992).
Uno de los principales desafíos al integrar tecnologías en el aula es trascender su mero uso y orientar la propuesta didáctica hacia el logro de comprensiones profundas por parte de los estudiantes (Manso, Pérez, Libedinsky, Light, Garzón, 2011). Lograr una integración con sentido pedagógico entre la propuesta curricular y las tecnologías, en la que éstas últimas estén al servicio de los objetivos de aprendizaje.
Gran variedad de ideas, temas y contenidos pueden abordarse con fines didácticos a través de una producción audiovisual enriqueciendo la forma en que los contamos, transmitimos y representamos.

Para seguir leyendo ingresar aquí, o descargar la versión en PDF.

La producción audiovisual en el aula
No había tenido oportunidad de escribir acerca de esta experiencia que me ha dejado una sensación más que positiva acerca de lo que muchos docentes argentinos proponen en sus aulas. Pero además la oportunidad de compartir tres propuestas innovadoras que seguramente podrán inspirar a otros profesores.



Durante 2013, como todos los años, Microsoft propuso a los docentes argentinos que compartan en la plataforma Partners in Learning sus experiencias de actividades de aprendizaje con tecnología en el aula. De esta forma, una vez más, docentes de diversos contextos se conectan con otros docentes y se produce eso que tanto esperamos: las buenas ideas se juntan con otras buenas ideas. 
Además de compartir sus experiencias se convocó a los docentes a que las postularan con el objetivo final de poder viajar a Barcelona a participar del Global Forum en marzo de 2014.

Así es que el 30 de octubre del año pasado, tuvo lugar el IV Foro de docentes Innovadores en Buenos Aires, donde se presentaron diez experiencias finalistas. Fue en esa ocasión que tuve la oportunidad de participar como jurado para elegir a las tres que viajarían a Barcelona.

Evaluar es una tarea seria.

Nuestra tarea como jurado era seleccionar las experiencias con TIC más potentes y significativas, aquellas donde las tecnologías estén cumpliendo un rol fundamental para potenciar los aprendizajes y el desarrollo de las competencias del siglo XXI.
Ésto no es un aspecto menor. Personalmente considero que los criterios de evaluación -en cualquier instancia de evaluación- son fundamentales, éstos deben estar explicitados con anterioridad, ser transparentes para aquellos que están siendo evaluados, y respetados por los evaluadores. En esta oportunidad, contábamos con criterios muy bien pensados y definidos.
En este punto, debemos aclarar que en el aula lo emergente puede exigir ajustes y éstos ajustes pueden abarcar cualquier momento inclusive el de evaluación. Pero en un certamen, los criterios de evaluación son "intocables", son la llave para la evaluación justa (en la medida de lo posible, claro) y cuando se trata de varios evaluadores, son la llave para la evaluación coherente (nuevamente: en la medida de lo posible).
Evaluar es siempre una tarea seria porque implica calificar a otro -o al menos el trabajo de otro-, y en ocasiones también implica des-calificar. Las decisiones en torno a la evaluación siempre son complejas, deben ser comprometidas, nunca livianas, muchos menos basadas en razones que escapen a los criterios anteriormente definidos.
La evaluación es una tarea seria y enriquecedora, por eso para mi, este tipo de experiencias son una gran responsabilidad, pero también, siempre, indefectiblemente, son instancias de aprendizajes, aprendizajes de todo tipo.

Escuchar docentes, entender la escuela.

Ser jurado en este tipo de eventos tiene diversos momentos y responsabilidades, pero sin ninguna duda lo mejor es el encuentro con los docentes que viajan desde diversos rincones del país. Pasar por sus stands (al estilo de presentación de pósters) a escucharlos es sin dudas una experiencia muy enriquecedora. La emoción y pasión con la que describen sus escuelas y lugares de origen, defienden sus proyectos, cuentan acerca de los logros de sus alumnos, escuchan sugerencias, y el enorme esfuerzo que demuestran realizar día a día en sus aulas es realmente conmovedor. 

No obstante, más allá de la experiencia vivida, de los grandes docentes y las interesantísimas experiencias que he podido conocer, hay una cuestión que me llevó a muchas reflexiones y tiene que ver con la gran necesidad / importancia de hacerlo y la enorme dificultad que implica para los docentes en general documentar sus experiencias. El desafío requiere que los docentes estén llevando a cabo proyectos potentes, interesantes, innovadores y significativos en sus clases, pero que además (¡y no es cosa menor!) puedan fundamentarlo, documentarlo y comunicarlo ...pero esa es otra cuestión de la que hablaremos en otro post.


Los ganadores de Argentina:

Comparto con ustedes las tres experiencias seleccionadas:


Proyecto ARTómico - Irina Busowsky, Ushuaia

Uno de los proyectos que más llamó la atención a todos fue ARTómico, una tabla periódica creativa e interactiva creada por alumnos de una escuela de artes.
Los alumnos investigaron cada elemento y buscaron diversas metáforas y formas artísticas de representarlos. Desarrollaron un sitio interactivo donde al hacer clic en cada elemento se puede visualizar y/o escuchar información sobre cada uno a través de pinturas, narraciones y canciones.


Desarrollo de aplicaciones educativas - Daniel Yesuron, Mendoza

Los alumnos desarrollaron aplicaciones educativas para Windows 8. Con el foco puesto en formar a los jóvenes para su futuro, el proyecto consistió en un taller con tres ejes: diseño gráfico, programación y modelo de negocios.
Las aplicaciones consistieron en desarrollos que pudieran utilizarse en el aula para potenciar el aprendizaje de diversos contenidos curriculares.


Alfabetización informática para la tercera edad - Olga Toledo, Córdoba

Los alumnos de quinto año formaron "patrullas" de capacitación para dar clases de informática básica a adultos de la tercera edad de su comunidad. En los diversos talleres, ofrecieron fundamentos de Office, Internet y redes sociales. Con clases especialmente diseñadas, los equipos de capacitación brindaron talleres en horario extra-escolar a más de 50 abuelos.




  
En representación de Intel Aprender Argentina y Fundación Evolución viajé a Asunción para ofrecer una capacitación de 4 días al equipo técnico de la Dirección de Educación y Tecnología del Ministerio de Educación y Cultura de Paraguay y a representantes de la ONG Global Infancia y la empresa TIGO.


Llegué a Paraguay un lunes a la madrugada con 2°C, quizás en el día más frío del año en un país que debía recibirme con temperaturas de templadas a cálidas. Pero los argentinos sabemos de inviernos fríos y el equipo de colegas con el que me encontré aportó la calidez que el clima quedó debiendo.

Me esperaban en el aeropuerto de Asunción para llevarme a descansar al hotel hasta el horario de comenzar la primera de las cuatro intensas jornadas de capacitación. La excusa: llevarles la propuesta de Intel Aprender. La oportunidad: hablar con los colegas del país vecino sobre nuevas formas de enseñanza, sobre aprendizaje, inclusión digital, pedagogía comunitaria y tecnología.

Algo del por qué...

A partir del convenio de colaboración firmado entre el Ministerio de Educación y Cultura de Paraguay y la empresa de telecomunicaciones TIGO, se lleva a cabo el Programa de RSE "TIGO en tu Comunidad".  A través del cual se están instalando telecentros en el predio de 100 escuelas de todo el país.

Los telecentros que instala el programa están dotados de computadoras y conectados a Internet. Se trata de cointainers adaptados para este fin con todas las medidas de seguridad y condiciones de comunicación y aprendizaje garantizadas. 

En este contexto, donde la dotación de tecnología está resuelta, la iniciativa demanda alianzas, colaboración y aportes y en materia de capacitación y contenidos. 

Lo que Intel Aprender puede aportar

Intel Aprender es un programa de inclusión digital que propone un modelo pedagógico muy potente para llevar adelante talleres en espacios comunitarios. Estos talleres tienen como principal objetivo el desarrollo y puesta en marcha de habilidades tecnológicas, de pensamiento crítico y colaboración en la realización de proyectos de intervención comunitaria. 
Así Intel Aprender viajó a Paraguay para capacitar a quienes serán a su vez capacitadores de los facilitadores que implementarán los talleres "Tecnología y Comunidad" y "Tecnología en el Trabajo" en los diferentes telecentros del país.

La capacitación concretamente se realizó en cuatro jornadas completas. Comenzamos con una primera aproximación a la propuesta de Intel Aprender. Hablamos de la Educación Comunitaria y la definimos por lo que es, en lugar de hacerlo por lo que no es: "no formal".
Definimos qué es un modelo pedagógico para luego abordar los principios del modelo que propone el programa: hablamos del enfoque de proyectos, inteligencias múltiples, alfabetización digital, pensamiento crítico, colaboración, evaluación constructiva y de las diferentes habilidades que debe desarrollar un facilitador comunitario.
Luego trabajamos con los manuales de los talleres de Intel Aprender. Observamos su estructura, los contenidos, las actividades, su lenguaje, las diferentes propuestas y analizamos cómo en los manuales se ven reflejados los principios del modelo pedagógico propuesto.
Hacia el final de la capacitación nos pusimos en el lugar de los participantes: en grupo nos situamos en contextos reales, imaginamos que estábamos trabajando en un telecentro, pensamos ideas de proyectos de intervención comunitaria y las compartimos a través de presentaciones multimedia.

El cierre como siempre en estos casos llenos de ideas, entusiasmo, comentarios por qué no algunas críticas constructivas, fotos, agradecimientos y la promesa de seguir colaborando para llegar con todas estas ideas a los telecentros del país.

Algunas particularidades...

Siempre que hago estas actividades y más aún si se trata de un contexto diferente al que conozco aparecen cuestiones particulares que atender. 
En esta oportunidad el caso tuvo una novedad interesante: el auditorio no estaba conformado por "telecentristas" como me tienen acostumbrada las capacitaciones de Intel Aprender, sino por diversos actores del sistema educativo formal, en su mayoría técnicos, especialistas y coordinadores de áreas del Ministerio. Esta diferencia le imprimió características propias a la capacitación, al tipo de diálogo y a las demandas, reflexiones y problemáticas emergentes.

La preocupación por transformar algunas características de la "escuela tradicional-formal" generó un interesante debate sobre las posibilidades y limitaciones de "trasladar" los conceptos vistos sobre pedagogía comunitaria hacia el aula.

Por otro lado, el hecho de que los telecentros en Paraguay se encuentren en el predio escolar ofreció la oportunidad de analizar la posible relación escuela-telecentro.
En la forma de implementación adoptada, el primer inconveniente es que la responsabilidad recae sobre los directivos que deciden muchas veces mantener cerrado el telecentro hacia el interior del establecimiento por cuestiones de seguridad.
A nivel institucional la instalación del telecentro se percibe como un equipamiento de la escuela y los espacios terminan cumpliendo el rol de "laboratorio de informática" de la escuela.
La gestión de los telecentros se vuelve un desafío ya que su instalación en las escuelas no implica el nombramiento de personal capacitado a cargo.
Además existen pocas propuestas y ofertas de actividades y talleres que incluyan e inviten a la comunidad.
De esta forma el telecentro no es el espacio abierto a la comunidad que se espera. Probablemente tampoco el telecentro sea perccibido por la comunidad como un espacio que les pertenece y al que pueden acceder libremente.

Se trata de enormes desafíos que tienen por delante los diferentes actores de la comunidad educativa en general y de importantes decisiones y acciones que deben tomarse al respecto, sin embargo, pudimos llegar a una conclusión: un telecentro instalado en el predio de la escuela implica una oportunidad y tiene un potencial enorme siempre que se entienda la esencia de cada uno de los espacios y se logre un vinculo de colaboración entre ambos incluyendo a la comunidad.


Les dejo fotos de la capacitación: