• Feed RSS
Mostrando entradas con la etiqueta Nativos Digitales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nativos Digitales. Mostrar todas las entradas
Hoy leo este artículo en un blog de tecnología que sigo hace años. Una noticia (aquí desde la página del MIT) que recientemente estuvo circulando en la web, sobre algunos logros que niños etíopes analfabetos habrían conseguido al manipular de manera autónoma -hay quienes dirán autodidacta- tabletas con sistema operativo Android.



“Pensé que los niños jugarían con las cajas. En cuatro minutos, un niño no sólo abrió la caja, sino que encontró el switch para encenderlo y lo echó a andar”, dijo Nicholas Negroponte, fundador del proyecto, en una conferencia del MIT.
“Los niños habían personalizado completamente el escritorio, de modo que el tablet de cada niño se veía diferente (...) eso es claramente el tipo de creatividad, el tipo de curiosidad y descubrimiento que creemos que es esencial para el aprendizaje”, indicó Ed McNierney, jefe de tecnología de OLPC.

Es inevitablemente recordar -a todos les pasará- el famoso experimento de Sugata Mitra. La experiencia de educación mínimamente invasiva llamada "Agujero en la pared"  y realizada entre 1999 y 2004 en un pueblo de la India nos permite analizar esta cuestión. Sugata Mitra empotró una computadora en una pared  para comprobar si los niños se auto-instruyen en un entorno conectado sin intervención adulta. Lo que se comprobó es que la condición de "nativo digital" es aplicable más allá del contexto: los niños aprendieron de forma intuitiva a navegar, ver videos, jugar y otras funciones básicas.



¿Los niños aprenden de forma autónoma de la mano de las tecnologías?

Raúl Trejo Delarbe dijo en 2009 refiriéndose al experimento de Sugata Mitra: “Ensayos como éste permiten constatar la capacidad intuitiva de los niños para apropiarse de las nuevas tecnologías, pero ello no indica necesariamente que sean capaces de obtener sin orientación previa conocimientos científicos y humanísticos y mucho menos producirlos".
En la misma línea Tiscar Lara afirmaba en el Libro "EL plan Ceibal": “Dejar todas las necesidades formativas al autoaprendizaje y la experimentación informal no es una actitud responsable por parte de las instituciones educativas (…) se requiere guía y tutorización en los procesos cognitivos complejos”
Definitivamente este tipo de experiencias dan cuenta de la forma natural o intuitiva con que los niños de la era post-gutenberiana se relacionan con las tecnologías y pueden desarrollar habilidades de diverso tipo sin intervención adulta. 
Sin embargo, las habilidades complejas y los conocimientos de orden superior pareciera que requerirán acompañamiento adulto, -andamiaje-, diría Bruner. Un otro más experto que guíe y facilite el aprendizaje. Y ese otro será algunas veces el docente: "Los nuevos maestros definitivamente, no podrán responder a la mayoría de las preguntas formuladas por los miembros de la Generación Einstein. En cambio podrán contribuir a mejorar la calidad de las preguntas formuladas“ (Octavio Islas, 2010)


Hace un tiempo me crucé con este libro de ágil lectura y conceptos muy claros. 
Emilia Ferreiro publicó Pasado y presente de los verbos leer y escribir en el año 2000 reuniendo ponencias de diversos congresos. Una década después las ideas centrales que expone resultan vigentes.

"Los navegantes en Internet son barcos a la deriva si no saben tomar decisiones rápidas y seleccionar información"
Emilia Ferreiro

En su libro, parte de una perspectiva histórica analizando la lectura y la escritura desde la antigüedad hasta nuestros días y concluye que "leer y escribir no tienen una definición unívoca, son construcciones sociales. Cada época y cada circunstancia histórica dan nuevos sentidos a estos verbos".
Los nuevos medios hipertextuales exigen nuevos textos, nuevos estilos, nuevas prácticas, nuevas formas de decir y de escribir, y nuevos modos de escuchar y de leer.
Hace referencia al texto, al libro, a los soportes y a la imagen, así afirma que "estamos en momentos de profundos cambios en la definición de la materialidad misma del objeto libro (...) ese que tiene textura y olor con el que aprendimos a convivir durante siglos" y menciona a Roger Chartier quien afirma que hay que hacer el esfuerzo de ubicarse "entre el discurso utópico y la nostalgia del pasado" y pone en duda la directa y mecánica relación que se establece entre nuevas tecnologías y democracia.

Aborda el eterno problema de la alfabetización y el fracaso escolar y distingue entre estar alfabetizado para seguir el circuito escolar -de la escuela moderna- y el estar alfabetizado para la vida ciudadana en la que la autora incluye el uso de la computadora e Internet.

Saber navegar por Internet -afirmaba Emilia Ferreiro en el 2000- "ya forma parte de los objetivos educativos declarados o en vías de declaración".

"Las nuevas tecnologías ayudarán sobremanera a la educación en su conjunto si contribuyen a enterrar debate interminables sobre tema perimidos" frente a ellos, la pregunta que plantea es ¿cómo ayudar a construir esos nuevos lectores del siglo XXI, nuevos lectores que también hay que concebir como nuevos productores de textos?".




En otro post habíamos hablado de tres grandes paradigmas de la alfabetización informática en la escuela, que hoy preferimos llamar "Alfabetización Digital".
Se trata de un primer paradigma que pretendía formar un programador valorando las habilidades cognitivas implicadas, por eso Logo y Basic dominaron la escena escolar en los ´80. En la década posterior el principal objetivo era que los egresados de la escuela sepan "usar la computadora" como ventaja competitiva principalmente en el futuro mercado laboral, se formaba al usuario de PC, conocedor de una suite ofimática (Office de Microsoft) y con suerte algunos rudimentos de navegación y correo electrónico. Hoy conservamos esta impronta pero nos encontramos en una lenta y ardua transición hacia un nuevo paradigma: el de formar al prosumidor.
Sabemos que cuando hablamos de prosumidor nos estamos refiriendo al protagonista de un nuevo modelo cultural y social hoy llamado "2.0". Pero también debemos saber que la mayoría de los internautas se limitan a ser meros consumidores (ver "Teoría 90-9-1") desaprovechando el gran potencial de aprendizaje, socialización,  entretenimiento, producción y colaboración que ofrece la web. 

Cuando hoy hablamos de "alfabetización digital" nos estamos refiriendo a formar al prosumidor:

Como consumidor crítico y eficaz:
  • Saber buscar de forma eficiente aprovechando los diversos espacios de la web y conociendo las estrategias de búsqueda y refinamiento de búsqueda
  • Saber cómo funcionan los motores de búsqueda y cómo se produce el ordenamiento de los resultados.
  • Adoptar una actitud crítica respecto de los contenidos, verificar fuentes y corroborar la información encontrada.
  • Desarrollar habilidades de gestión de la información que nos pemitan recibirla, organizarla y almacenarla de manera eficiente, facilitando su recuperación.
Como productor creativo y colaborativo:
  • Conocer diversas herramientas de producción online.
  • Reconocer el valor y desarrollar habilidades para el trabajo colaborativo.
  • Utilizar diversos formatos y plataformas de producción.
  • Conocer los términos de respeto de los derechos de autor.
Como miembro responsable de una comunidad online:
  • Comprender la frontera entre lo público y lo privado.
  • Tomar conciencia sobre la importancia de la reputación online.
  • Conocer las normas de etiqueta del medio.
  • Reconocer los peligros y utilizar de forma responsable las nuevas tecnologías.


¿Internet nos hace más estúpidos o más inteligentes?

¿Cómo pensamos? (en su acepción cognitiva) es una preocupación eterna que en general ha tenido como respuesta una única forma legítima de "pensar bien" en base a un modelo cultural dominante.
La cultura letrada escolar moderna está íntimamente ligada al pensamiento científico hipotético deductivo, a la lectura individual silenciosa y al libro como fuente de saber. Así intentamos enseñar a pensar bien. Pero, como ya sabemos, se trata de un desafío mal planteado e incumplido.
Hoy, frente a ese modelo hegemónico, nos alarmamos y hablamos de superficialidad e inmediatez, creyendo que estamos diagnosticando un proceso de degeneración cultural.

El problema se vuelve interesante cuando revisamos la historia y notamos que se trata de una disputa que se reedita cada vez que una novedad pone en cuestión ciertas jerarquías y postulados de un paradigma en crisis.

No podremos aún saber con certeza cuáles serán los cambios que Internet generará en nuestra forma de pensar, pero sin dudas los habrá y negarlos será sólo pérdida de tiempo.

Hay quienes afirman que Internet nos hace más inteligentes, productivos, autónomos, activos y colaborativos, que la web nos informa, nos conecta y nos potencia. Otros, en cambio, consideran que Internet es una fuente no confiable de información, que el pensamiento se vuelve inmediato, superficial, epigramático y simple.
Ante el debate, es probable que Internet no nos esté volviendo más estúpidos -cómo declararía Nicholas Carr- pero tampoco debemos caer en un optimismo excesivo.

Un estudio realizado en febrero de este año por el University College of London llamado "The Virtual Revolution - Homo Interneticus" (La revolución virtual - Homo Interneticus), evaluó el comportamiento de varios jóvenes y arribó a las siguientes conclusiones:
  • La red no sólo cambia los comportamientos de las personas, sino también su forma de pensar.
  • Los jóvenes son cada vez más capaces de realizar varias tareas al mismo tiempo.
  • Los jóvenes tienen menos capacidad de concentración y de leer y escribir textos largos.

Al menos, tenerlo en cuenta!

Más allá de las dudas que nos puedan dejar este tipo de trabajos tan escépticos y de la enorme cantidad de estudios optimistas que afirman lo contrario, nuestra condición de contemporáneos al cambio nos limita para llegar a certezas.
Estos estudios cumplen un rol en el debate y quizás sea oportuno que los tengamos en cuenta cuando proponemos la enseñanza con tecnología, principalmente en los primeros años de escolaridad en los que se pone en juego justamente el desarrollo de las principales habilidades cognitivas.


Fuentes: Diginota | Popsci | Maikeinal

7 horas por día pasan los chicos frente a las pantallas.

Continuando con la sección semanal de "La Web en Cifras", como siempre buscando aquellos números que si bien algo fríos como toda estadística pero principalmente vertiginósamente cambiantes, no dejan de resultar interesantes para ilustrar esta nueva realidad a la que le exigimos día a día a la escuela adaptarse.

En esta oportunidad algunos datos sobre las horas que los nativos digitales pasan frente a las pantallas y su impacto en el rendimiento escolar.

El estudio fue realizado entre jóvenes estadounidentes por H.J.K. Family Foundation.


No está de más aclarar: este tipo de estudios no pretenden realizar análisis comparativos respecto del uso de las pantallas entre los chicos de diferentes estratos socio-económicos, se trata de dar cuenta de la relación de los jóvenes con las tecnologías una vez alcanzado cierto piso de acceso a las mismas.

Los principales datos arrojados:
  • En promedio, los chicos de entre 8 y 18 años dedican más de siete horas y media diarias frente a la TV, la computadora y otros dispositivos electrónicos.
  • Pasan todo el día frente a las pantallas, si descontamos el horario escolar promedio.
  • Envían mensajes de texto durante hora y media y hablan por celular unos 30 minutos diarios.
  • Consumen 11 horas diarias de contenidos al estar frente a diferentes pantallas al mismo tiempo.
  • 7 de cada 10 jóvenes tiene al menos un dispositivo en su dormitorio y 3 de cada 10 tiene PC conectada a Internet.
  • El 45% de los encuestados que más horas pasan frente a las pantallas (hasta 16 horas) obtienen un promedio de 7 o inferior.
  • Los usuarios de uso más intensivo serían, según este estudio, más proclives a los conflictos con sus padres y se manifiestan en disgusto con la escuela. (*)
(*) El estudio no ha determinado si es la exposición intensiva la causa o la consecuencia de dichos problemas.


Fuente: LaNación/Cultura | H.J.K. Family Foundation




"Encántame o piérdeme"

Marc Prensky, padre de los muy difundidos conceptos "Nativos Digitales" e "Inmigrantes Digitales" que tan ilustrativos nos resultan para entender el vínculo que las diferentes generaciones establecen con el nuevo mundo, fue convocado por el Ministerio de Educación chileno y brindó, en su primera visita a Latinoamérica en Noviembre del año pasado, una interesante conferencia en el marco del congreso "Expo Enlaces 2009".
Luego de la conferencia participó como moderador en un panel interactivo con Nativos Digitales , alumnos de escuela media seleccionados por su desempeño en lengua extranjera (aquí el video).

La conferencia fue subida al canal del Programa Enlaces en You Tube, consta de unos 7 videos de 10 minutos cada uno aproximadamente. Pero además contamos con su presentación en versión PDF para descargar.


"Encántame o piérdeme" es el ingenioso título de la charla que recomiendo ver entera, como adelanto les dejo un punteo con los elementos más relevantes de la misma.

Comienza presentando los 3 grandes temas que más le preocupan: 1) cómo hacer para que los estudiantes se comprometan con el aprendizaje; 2) cómo avanzamos hacia un futuro con el currículum y la valuación que tenemos hasta ahora; 3) qué y cómo enseñar a los jóvenes del siglo XXI.
Luego describe lo que él denomina "La tormenta perfecta del cambio" conformada por tres grandes transformaciones: a) cambian los estudiantes; b) cambia la tecnología; c) cambia la pedagogía (como consecuencia de los dos anteriores). Y ante dicha tormenta plantea: "El cambio asusta: lo malo es que este temor a menudo hace que la gente trate de proteger lo que sabe y lo que valora"

Explica que lo que diferencia a los nativos digitales de los adultos es su actitud, su comodidad ante la tecnología, su capacidad de aprender de sus pares y su adaptación a los cambios veloces. El inmigrante digital por su parte, tiene un pie en el pasado y su acento se nota cuando intentan imprimir un e-mail, de hecho cuando usan el e-mail!
Afirma que muchos de nosotros preferimos "caminar de espaldas hacia el futuro para mirar para atrás el mayor tiempo posible". Así, Prensky asegura que antes podíamos enseñar anclados en el pasado porque era parecido al presente, pero hoy el futuro de los estudiantes es absolutamente desconocido.

Por lo tanto, el cambio, la innovación y la flexibilidad se vuelven claves. Ante la pregunta ¿con qué frecuencia hay que cambiar la pedagogía para que los alumnos se interesen? afirma que ésta debe innovarse día a día, a riesgo de que los alumnos sigan repitiendo: "cada vez que voy al colegio tengo que desenchufarme".


Passion-based learing
Otro momento clave de su charla es su exposición de lo que él denomina las 10 Nuevas Perspectivas:

1- Adoptar una nueva manera de ver a los estudiantes: respetarlos, confiar en ellos, respetar sus intereses, opiniones y pasiones. Permitirles crear y usar las herramientas de su tiempo, trabajar entre pares, cooperar, competir y aprende con proyectos.
La educación no solo debe ser pertinente o relevante sino real. "La motivacion para aprender viene de la pasión no de la disciplina" (Negroponte).

2-Debemos identificar las pasiones de los estudiantes y brindar una instrucción individualizada.

3-Las herramientas digitales son escenciales no opcionales para el "homo sapiens digital". Así debemos combinar lo que hace bien el cerebro con lo que hace bien la maquina para resolver mejor los problemas.

4-Verbos vs. sustantivos: lo importante no son las herramientas sino qué hacemos con ellas. Los verbos cambian menos en la historia que los sustantivos. Las herramientas son descartables. ¿Qué pasa si uno no tiene los últimos sustantivos? uno debe pretender que los tiene.

5-Los estudiantes aprenden por si sólos y todo lo que necesitan para aprender está en Internet, pero necesitan una guía.

6- Necesitamos una nueva pedagogía: los profesores deben concertarse en hacer buenas preguntas, el profesor sera una partner, un guia, un coach, para ayudar a los estudiantes encontrar un trabajo, a graduarse, pero también y principalmente: a encontrar su pasión.

7- El rol de la tecnología en la educción: debe ser el apoyo a la nueva pedagogía de autoaprendizaje + guia docente. Los profesores deben asociarse a la tecnología

8- ¿Cómo deberían usar la tecnología los profesores?: no es necesario que un docente aprenda a hace videos si los alumnos ya pueden hacerlos. Las tecnologías están para ser usadas por los niños más que por los docentes.

9- La educación no debe ser hacia los estudiantes sino con los estudiantes y a través de sus pasiones. Conversando con ellos sobre ellas y sobre su aprendizaje.

10- ¿Qué deberían saber los estudiantes): las competencias (skills) del siglo XXI, a saber: a) pensamiento crítico / sentido ético y buen juicio; b) capacidad de interactuar con el mundo, con las máquinas y con las personas; y finalmente c) hacer de forma creativa.


Finalmente Marc Prensky termina la charla incentivando a asumir un nuevo rol docente, a superar el miedo que implica el cambio, a conversar con los estudiantes, generarles un compromiso y vincular su educación con sus pasiones ("passion-based learing").

Expo Enlaces 2009
Presentación en PDF

Uruguay: Una Computadora para cada Niño
PLAN CEIBAL

Los Ojos del Mundo en el Primer Modelo OLPC a Escala Nacional

Hace tiempo que no recomiendo un libro, y en esta oportunidad nada mejor que sugerirles, como lectura casi obligada, el libro del Plan Ceibal de editorial PRENTICE-HALL de Pearson, presentado en Uruguay a fines de Noviembre del año pasado.
Se trata de un compilado realizado por Roberto Balaguer quien reune artículos de especialistas de Uruguay, Argentina, México, Estados Unidos y España en torno a un eje temático clave: el primer modelo OLPC a escala nacional: El Plan Ceibal.
El libro es una obra colectiva compuesta por 12 ensayos elaborados por especialistas reconocidos, todos de fácil lectura cumpliendo un claro rol de divulgación y sensibilización destinado al público en general (esperemos: muchos docentes!).
Pero además el libro tiene -incluso sin pretenderlo- un efecto legitimador del Ceibal. No faltan en el texto las siempre necesarias miradas críticas y el reconocimiento público de las debilidades del plan traducidos en desafíos pendientes, haciendo además claro hincapié en las bondades, logros y en el impacto positivo del mismo.

Sin dudas, el OLPC uruguayo es y será un caso sumamente relevante e interesante para quienes nos interesa la educación por ser el primer y único modelo 1 a 1 a escala nacional y todo material que nos permita pensarlo y re-pensarlo debe figurar en nuestros marcadores o bibliotecas.


A continuación les dejo algunos comentarios sobre cada artículo, que no pretenden resumirlos sino dar cuenta de aquello que personalmente me pareció más interesante de cada uno:


1 - Plan Ceibal. Los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional Por: Roberto Balaguer


Roberto Balaguer (Uruguay), psicólogo, docente universitario, investigador y consultor es el compilador de la obra. Su artículo, interesante, completo es de carácter introductorio. Balaguer abre el libro con una frase de Paul Gilster que deja bien clara su postura personal respecto del que debería ser uno de los debates principales en torno a este tipo de proyectos y es la discusión más interesante que plantea (aunque no profundiza) el libro: "La alfabetización digital es una cuestión de ideas, no de teclas".
Balaguer, si bien optimista del plan, reclama por una mayor inversión en los recursos humanos, alerta sobre la importancia de capacitar y sensibilizar a los docentes y se interroga sobre la adecuación del diseño pedagógico o una posible visión tecnicista del asunto.
Finalmente, define al Plan Ceibal como experimental, como un generador de debates y removedor de estructuras. En ese sentido es interesante plantear ante sus tantos admiradores y pocos detractores, que como mínimo el Plan Ceibal viene a establecer una discusión que obliga a pensar y re-pensar la educación y nos interpela a no pasar por alto esa instancia de debate si queremos realmente aportar ideas a la transformación educativa.


2 - ¿Otra vez el mismo error?. OLPC determinismo tecnológico y educación Por: Fernando Garrido

Fernando Garrido (España), sociólogo e investigador, presenta uno de los artículos más desestructuradores del consenso e idealización que hoy tienen el Plan Ceibal y los modelos 1 a 1 en general. Garrido sorprende en esta compilación al plantear que OLPC "es un claro ejemplo de determinismo tecnológico" y afirmando que "la tecnología por la tecnología dificimente obtendrá algún tipo de avance", sin embargo aclara que "no estamos argumentando que sea un proyecto inútil, el acceso a los dispositivos es siempre una necesidad, sin ello seguro que perpetuarían condiciones de exclusión social. Pero no es menos cierto que hay múltiples acciones que posibilitarían o trabajarían por un acceso a la sociedad de la información desde la educación". Luego advierte que las políticas públicas suelen guiarse por las presiones de las grandes compañías tecológicas o por visiones reduccionistas. Finalmente propone un modelo de pedagogía informacional en escuelas democráticas.


3 - Domesticación de la tecnología. Una aproximación crítica al proyecto OLPC Por: Edgar Gómez Cruz


Edgar Gómez Cruz (México), licenciado en comunicación social, especialista en nuevas tecnologías e investigador, realiza un abordaje crítico del proyecto de OLPC y propone la idea de "domesticación de las tecnologias" como una forma de aproximación a las TICs en la vida cotidiana. Un concepto que según él viene a funcionar como "correctivo necesario o antídoto para el ingenuo determinismo tecnológico" y que explica con diversas metáforas para finalmente relacionarlo con el impacto que OLPC puede tener en el ámbito doméstico, en la relación y negociaciones entre los padres y los niños y en la "economía moral del hogar" (un concepto que toma de Silverstone y Hirsch).


4 - Aprender a ser Ciudadano desde las prácticas digitales.
Por: Tiscar Lara

Tíscar Lara, periodista, docente universitaria e investigadora -de quien recomiendo además su blog,-, comienza su artículo diagnosticando que "la escuela está quedando obsoleta para asumir los retos de la cultura digital en una sociedad globalizada que muestra elementos muy distintos de aquella para la que fue diseñada". Explica que cuando las tecnologías se filtran en el aula presentan un desafío que describe como caracterizado por "nuevos contenidos, nuevas competencias, nuevas metodologías, y un cambio radical de paradigma también con nuevos modelos de autoridad, fiabilidad, y reputación en el acceso, elaboración y transmisión del conocimiento".
No deja de aclarar que el acceso a la tecnología es solamente un aspecto de tantos necesarios para lograr una verdadera transformación social y educativa mediante una "apropiación real" de las tecnologías. Y advierte que "dejar todas las necesidades formativas al autoaprendizaje y la experimentación informal no es una actitud responsable por parte de las instituciones educativas" afirmando que el reto de la enseñanza y la formación del ciudadano del siglo XXI supone un "esfuerzo de guía y tutorización en los procesos cognitivos complejos" quizás reivindicando el lugar del docente, aunque de un nuevo docente.


5 - La escuela digital. Un cambio obligatorio para los modelos 1 a 1
Por: Guillermo Lutzky


Guillermo Lutzky (argentina), analista y programador de sistemas, profesor de informática, especialista de ORT, escribió uno de sus últimos artículos previos a su muerte para el libro colectivo del Plan Ceibal. En él plantea que nos encontramos inmersos en una nueva etapa de la sociedad de la información que denominó "sociedad en red" que presenta un gran desafío para las instituciones educativas que deberán trabajar en su capacidad de adaptarse y convivir con un estado "en beta permanente" para constituirse en una red social dinámica. Luego realiza una breve descripción de los llamados "nativos digitales" y establece que "los docentes deberán realizarr ajustes en sus prácticas, pero fundamentalmente en el lugar que ocupan en el proceso de enseñanza-aprendizaje" y que "es la atención de los alumnos el tesoro más preciado a alcanzar en un entorno con múltiples estímulos".


6 - La escuela extendida. Impacto del Modelo Ceibal.
Por: Mónica Baez
y Graciela Rabajoli

Mónica Baez y Graciela Rabajoli (Uruguay), miembros de la comisión de educación del Plan Ceibal, realizan una descripción del plan, un repaso de su fundamentación, del impacto y de los desafíos futuros.
Afirman con gran optimismo que la introducción de la tecnología en el aula "opera como un elemento desarticulador que habilita la producción de pequeñas modificaciones en el quehacer docente cotidiano y actúa como catalizador positivo de procesos o de prácticas innovadoras, creativas y transformadoras". Pero no dejan de aclarar el eje no está puesto en la tecnología sino en los sujetos y sus prácticas.
Explican luego que la tecnología cumple con cuatro funciones: brinda apoyo al currículum, es un medio didáctico, facilita la generación de nuevos espacios formativos y es un medio creativo para el desarrollo cognitivo.
Finalmente afirman (aunque sin mayores explicaciones al respecto) que a través de la tecnología la escuela irrumpe en los hogares, promueve el diálogo intergeneracional, refuerza vínculos y genera aumento de la motivación en los niños.


7 - Proyecto Flor de Ceiblo. La universidad de la República en tiempos del Plan Ceibal. Por: Alicia Kachinovsky

Alicia Kachinovsky (Uruguay), profesora universitaria, realiza una descripción del Proyecto Flor de Ceibo de la Universidad de la República, del cual es coordinadora: se trata de un trabajo de campo e investigación sobre el impacto del Plan Ceibal, del cual además brinda algunos resultados y cifras producto del procesamiento de los datos obtenidos en las incursiones. Llaman la atención algunas cifras como por ejemplo un 27% de computadoras con problemas técnicos y un 16% de chicos que no las llevan a la escuela, cifras que nos permiten apreciar la realidad de una política educativa. Luego menciona algunos ejemplos del impacto social, relacional y escolar.
Sin embargo el aporte más interesante, -y quizás uno de los más originales de todo el libro-, tiene que ver con sus conclusiones, a partir de un abordaje hermenéutico desde la narrativa y el discurso, al plantear que el Plan Ceibal podría ser entendido como "el nuevo mito educativo o el mesías" frente a la pérdida de eficacia literaria de la consigna de educación popular vareliana de fines del siglo XIX. Interesante interpretación de la cual hablaremos en otro post.

8 - El imaginario de la "Generación Einstein". Retos que presenta para la enseñanza. Por: Octavio Islas


Octavio Islas (México), sociólogo, especialista en comunicación, tecnologías de la información y desarrollo, realiza un buen resumen de las características más conocidas y tan repetidas de la llamada "Generación Einstein" y su contexto, pero además agrega algunas ideas bien interesantes: citando a Douglas Rushkoff afirma que "el caos define la ecología cultural en la que se desenvuelven las nuevas generaciones". Explica que "(...) la Generación Einstein sabe hacer zapping con sentido" y se refiere a la web 2.0 afirmanndo que "la gente de ninguna manera se limita a suferar en internet" ya que "los nuevos actores sociales han entendido que son capaces de producir".
Luego se refiere a la "sociedad de la ubicuidad" (que tiene como lema: anyone, anywhere, anytime) y a la "u-educación" como aquella basada en servicios on demand y más acorde a la ecología cultural de las nuevas generaciones, una educación en la que la "economía de la atención" y las nuevas habilidades de los docentes serán aspectos claves: "Los nuevos maestros definitivamente, no podrán responder a la mayoría de las preguntas formuladas por los miembros de la Generación Einstein. En cambio podrán contribuir a mejorar la calidad de las preguntas formuladas". Y afirma que "no resulta inteligente delegar a la Generación Einstein la responsabilidad de desarrollar las competencias y habilidades digitales por su cuenta y riesgo confiando simplemente en su condición de nativos digitales".


9 - Aprendizaje de código abierto.
Por: Cristobal Cobo


Cristobal Cobo (México), profesor universitario, doctor en Ciencias de la Comunicación, co-autor del famoso y tan descargado libro Planeta Web 2.0, escribe sobre la importancia del software libre en educación y plantea un círculo virtuoso entre educación, creatividad y open source, del cuál explica sus principales beneficios: la disponibilidad de recursos educativos gratuitos; ahorros de infaestructura; y el impulso de una cultura libre.
Continúa su artículo explicando que "el desafío actual no es incorporar tecnología (hardware y software) sino desarrollar un "cultura open source" frente al uso de la imformación y el conocimiento, que contribuya a la formación de nuevas competencias digitales y cognitivas (mindware)".
Entre dichas competencias incluye la dispocisión a apreder compartiendo (learn-by-sharing), la capacidad de adaptación, innovación, pensamiento crítico y complejo, creatividad, aprendizaje continuo (lifelong learning) y de estudiante a estudiante (peer learning) como claves para enriquecer el aprendizaje del siglo XXI.

10 -
Un niño para cada computadora.
Por: Raúl Trejo Delarbre

Raúl Trejo Delabre (México) periodista, sociólogo e investigador ha titulado su interesante artículo con un juego de palabras: la idea de "un niño por computadora" pretende rescatar el lugar del niño por sobre el de la tecnología.
Su aporte es otro de los más interesantes del libro. Comienza su ensayo planteando una paradoja: "las computadoras, por si solas, no crean ni propagan conocimiento, pero sin ellas hoy en día es imposible plantearse una educación capaz de preparar a los niños y jóvenes para vivir en el mundo contemporáneo y entenderlo". Afirma además que las computadoras de nada sirven sin capacitación y software adecuados.
Trejo Delabre, menciona el inevitable aspecto (o interés) comercial de las iniciativas de los proveedores de portátiles destinadas a modelos 1 a 1 y advierte: "y vaya que el de los niños y sus computadoras es un mercado atractivo".
Luego realiza otra afirmación igualmente fuerte al decir que "tener una suerte de confianza ciega y acrítica en la capacidad educadora y transformadora de las laptops puede llegar a ser tan fundamentalista como rechazar su uso" y pone paños fríos a la ya tan idealizada experiencia de Sugata Mitra al polemizar que "ensayos como éste permiten constatar la capacidad intuitiva de los niños para apropiarse de las nuevas tecnologías, pero ello no indica necesariamente que sean capaces de obtener sin orientación previa conocimientos científicos y humanísticos y mucho menos producirlos".

11 - ¿Y ahora qué?
Por: John W. Moravec


John W. Moravec (EEUU), investigador de la Universidad de Minnesota, especialista en el impacto de las nuevas tecnologías en la sociedad y la educación, comienza su artículo preguntándose "¿cuál es el siguiente paso?".
Parte de la Ley de rendimientos acelerados de Kurzweil y la traslada al ámbito educativo planteando que "a medida que las tecnologías evolucionan, también lo hace la sociedad, y lo que la sociedad exija de nuestros sistemas educativos evolucionará con rapidez". Así la introducción de tecnología en las aulas exigirá innovaciones pedagógicas y conceptuales. Moravec considera que se produce un círculo de retroalimentación positivo en donde los nuevos contextos sociales habilitados por OLPC originen nuevos desarrollos tecológicos, así las TICs deben usarse intencionalmente con el objetivo de construir nuevas ideas y pedagogías.

12 - Los tres sí.
Por: Miguel Brechner


Para cerrar el libro, el artículo de Miguel Brechner (Uruguay) ingeniero en telecomunicaciones, quien ha cumplido un rol fundamental en el desarrollo de la versión uruguaya de OLPC y es hoy el responsable del Plan Ceibal.
Brechner explica los pilares del proyecto: equidad, aprendizaje y tecnología. Describe el alcance del plan brindando diversos datos y menciona el impacto del mismo. Afirma que "al principio de sistema educativo ofrecía resistencias al cambio de contenidos de currículum, pero luego de ver la reacción de los niños, se modificó su actitud y comienzan a exigir más entrenamiento". Su texto no ofrece un aporte novedoso, por lo menos no para quienes ya hemos leído sobre el Plan Ceibal, concluye brindando una lista de impactos positivos, entre ellos: aumento de la motivación de maestros y niños; aumento del presentismo en la escuela; disminución de la cantidad de horas frente a la TV; aumennto de la autoestima; mejora de la equidad, la participación y la igualdad de oprotunidades. Una lista por demás atractiva que fomenta la idealización del Plan Ceibal , pero que no habla de pedagogía y de cambio de paradigma educativo.
Finalmente conlcuye el artículo (y el libro) con una frase más política que pedagógica: "éstos accesos a los que habilita el Plan Ceibal, son nuevos derechos del individuo en una sociedad moderna y progresista".

¿Por qué leer el libro del Plan Ceibal?

Como dije anteriormente, el libro es un texto de lectura obligada para todos a quienes nos interesa la educación simplemente por tratar sobre el primer modelo 1 a 1 a escala nacional.
Sin embargo, resulta especialmente interesante y enriquecedor para los lectores menos interiorizados en el tema ya que aporta un buen panorama general acerca del contexto, los nativos digitales, el proyecto, su implementación, fundamentos e impacto. Finalmente esboza (sólo esboza) algunos puntos claves de lo que debería ser un debate aún más profundo.
Cómo habrán podido percibir en la reseña algunos artículos resultan sumamente interesantes y ameritan la lectura del libro completo. Sin dudas, lo recomiendo para comenzar el año con un buen texto!


Para adquirir el libro.




"
Entre el decir y el hacer"...
"Entre el decir y el hacer"... es el buen título de la nota sobre Modelos 1 a 1 publicada en la revista Veintitrés, en su edición del 22 de octubre, en la que participé junto con otros especialistas.
En ella, se intenta analizar los motivos por los cuales en Argentina no se ha podido llevar a cabo un proyecto similar al Plan Ceibal.

Para realizarla, la Periodista y tesista de Ciencias de la Comunicación Sabrina Díaz Rato, me contactó junto a funcionarios abocados al proyecto en nuestro país allá por el 2006/7 y a otros especialistas en tecnología educativa.
Nos realizó dos preguntas muy concretas: 1) ¿por qué creés que en Argentina no se pudo implementar como en Uruguay? y 2) ¿Cómo calificás el proyecto Ceibal?.
Una vez publicada la nota, en la que aparecen algunos renglones de mi aporte, y con la revista en la calle, aprovecho para compartir con ustedes mis respuestas completas:

1 - ¿por qué creés que en Argentina no se pudo implementar como en Uruguay?

Son varios los motivos por los cuales no prosperó un proyecto como el uruguayo en nuestro país, algunos los conocemos, otros no: se trata de una combinación de intereses políticos y económicos que entorpecieron el avance, de decisiones erradas, desencuentros, cambios inesperados en los planes originales, demoras, disputas y obstáculos de todo tipo que convirtieron al proyecto OLPC argentino en anuncios e intentos que no superaron los testeos y pruebas piloto aisladas (hoy en 7 u 8 provincias), y que muy lejos quedaron de convertirse en un proyecto sistemático.
Otros de los motivos por los cuales no avanzó el proyecto y que fueron mencionados por distintos representantes (muchas veces interesados en la disputa) tuvieron que ver con que los equipos fueron considerados lentos y su interfaz (Sugar) poco intuitiva, el costo original de las laptop de OLPC habían aumentado hasta un 80%. Finalmente frente al prototipo de Negroponte aparecieron otros de empresas como Intel que dificultaron y entorpecieron la decisión y terminó por disolverse el equipo de trabajo original y el proyecto en sí.
Hubo algunas buenas intenciones, recursos materiales y humanos, hubo gente con la visión correcta, pero faltó acuerdo y decisión.
También deben mencionarse aquellos elementos por los cuales es muy diferente el escenario argentino respecto del uruguayo: el Ceibal está logrando saturar (cubrir el 100% de los chicos) todo el nivel primario entregando unas 350 mil XO, en Argentina tenemos más de 4 millones y medio de niños escolarizados en el nivel primario. Además, el nuestro es un país sumamente heterogéneo, con un sistema educativo fuertemente fragmentado y desigual. A esas dificultades, se suma la tendencia conservadora de una comunidad educativa que aún teme y rechaza la innovación. Y finalmente se agregan otros problemas como las grandísimas extensiones territoriales, desiertos y accidentes geográficos. Todas estas cuestiones dificultan notablemente la inversión y las estrategias de coordinación y concertación, la planificación masiva atendiendo particularidades locales, así como aspectos de logística, conectividad, equipamiento, capacitación, información, evaluación y apoyo técnico. Todos aspectos que deberán tenerse en cuenta si deseamos a futuro replicar el modelo. Sin intentar simplificar la cuestión, considero que se trata de establecer prioridades, de criterios de inversión, y principalmente de visión y voluntad política porque Argentina estaría en condiciones de llevar a cabo un plan 1 a 1 masivo siempre adaptándolo a las características de nuestro país.


2 -
¿Cómo calificás el proyecto Ceibal?

El Plan Ceibal ha sido criticado por diversas cuestiones, principalmente las referidas a los mecanismos de planificación e implementación, sin embargo más allá de ello personalmente prefiero referirme a la política educativa, que creo que es lo verdaderamente revolucionario.
Nos encontramos ante una nueva realidad en la que ya no alcanza con equipar un laboratorio de informática para que los jóvenes aprendan durante dos horas semanales a usar la computadora, hoy se trata de brindar a los denominados "nativos digitales" la oportunidad de aprender con, por y a través de una PC conectada. Los chicos deben poder transportarla, experimentar, estudiar y usarla como parte de sus vidas, porque algo que caracteriza a las nuevas generaciones es la naturalidad con la que gestionan la mayor parte de sus actividades a través de las pantallas y la preferencia por comunicarse, entretenerse, conocerse y expresarse online. Por lo tanto, tampoco debemos reducir nuestras miradas sobre el impacto del uso de TICs en el aula evaluando los resultados y desempeño en las materias escolares, porque la vida digital es mucho más que eso y los beneficios y aprendizajes exceden notablemente al currículum tradicional.
Sabemos que el ámbito educativo es especialmente conflictivo y conservador, la escuela rechaza la incertidumbre, se cobija en las categorías tradicionales y así disminuye sensiblemente cualquier posibilidad de cambio. Uruguay ha sabido sortear esos obstáculos (y otros) al llevar a cabo un proyecto ejemplar, que no consiste simplemente en repartir laptops sino que fue acompañado por iniciativas de capacitación, divulgación, conexión, alfabetización y digitalización de la sociedad en su conjunto, elementos que hacen al Plan Ceibal el factor clave de un proyecto socio-educativo aún más amplio.
Considero que el mayor desafío para Uruguay será la puesta en marcha de procesos de evaluación adecuados, el apoyo pedagógico y técnico a largo plazo, la actualización y la combinación de la implementación de tecnología con la transformación paulatina de las modalidades, lógicas, sentidos, categorías y jerarquías educativas tradicionales, para lograr así un real paso hacia un nuevo paradigma educativo.


Agradezco a Sabrina Díaz Rato por contactarme y considerar mi aporte sobre el tema.

Para acceder a la nota en la revista digital




"Estamos en medio de una revolución educativa de la talla de lo que no hemos visto desde la civilización griega (...)"

(Andrea Lunsford, directora del programa de escritura y retórica de la Universidad de Stanford)


The Stanford Study of Writing

A través de mi suscripción RSS al blog de Enrique Dans, me entero de los resultados de un estudio que trae luz sobre algunos prejuicios y disputas típicas en los períodos revolucionarios.
Se trata de una investigación longitudinal realizada durante 5 años en el que se etudiaron más de 14 mil escritos de alumnos universitarios, incluyendo ensayos académicos, trabajos en clase, correos electrónicos, publicaciones en blog, actualizaciones en espacios sociales y sesiones de chat.
Por supuesto que la muestra (alumnos de Stanford) es un recorte específico y no se pretende dar cuenta de las condiciones socioeconómicas de alfabetización (que sin dudas arrojaría resultados muy diferentes), sino de establecer ciertas pautas de escritura en el marco de la denominada "Nueva Alfabetización".

Literacy revolution!

"La tecnología no está matando nuestra capacidad de escribir, sino que la empuja en nuevas direcciones"(Andrea Lunsford)

Entre otros resultados interesantes, el estudio ha demostrado que:
  • Los jóvenes escriben más que las generaciones anteriores: pasan más tiempo escribiendo y lo hacen fuera de las obligaciones académicas, principalmente por el lugar preponderante que la socialización online implica.
  • Los jóvenes son adeptos a lo que los retóricos denominan "kairós-evaluación" del público, adaptando su técnica para hacerse entender mejor. Esto significa que los jóvenes pueden reconocer el contexto y utilizar lenguajes y estilos diferentes. En el estudio no se ha encontrado ejemplos de lenguaje informal "tipo SMS" entre los escritos académicos.
  • Para los jóvenes la escritura está relacionada con la capacidad de generar algún efecto, persuadir y debatir.


Será hora de suspender las hipótesis inconsistentes!!!

Ni Google nos hace más estúpidos, ni Facebook nos hace más superficiales, tampoco el chat o el SMS empeoran nuestra escritura...
Quizás se trate de aceptar de una vez por todas que los sentidos tradicionales están en jaque! ... que los conceptos y las formas de alfabetización, escritura, aprendizaje, inteligencia, socialización, expresión y comunicación están cambiando, tomando nuevas direcciones, adquiriendo nuevos significados.

Da la impresión de que las predicciones apocalípticas, los diagnósticos alarmantes y las críticas a la tecnología en general se nutren de una fuerte y melancólica resistencia al cambio, así como de una profunda incomprensión del asunto debido a la incansable intención de analizar la nueva realidad bajo categorías ya caducas.


Fuentes:
Blog de Enrique Dans
Stanford Study of Writing


¿Los adolescentes cada vez eligen menos Facebook?


Un estudio realizado en Reino Unido, determinó que el número de adolescentes usuarios activos de Facebook ha disminuído notablemente en lo que va del 2009, mientras que el de usuarios mayores de 25 ha crecido.
Ya se habla de una suerte de éxodo de los más jóvenes de aquellas redes sociales "invadidas" por los más grandes!


  • El porcentaje de jóvenes entre 14 y 24 años ha caído por primera vez este año en un 5% (representando un 50% actualmente)
  • Mientras que los usuario de entre 25 y 34 han crecido un 6% (46%).
Las primeras conclusiones advierten sobre un posible éxodo de los adolescentes, relacionado con sus intereses y los espacios que cada nueva generación busca tener como propios.
Si bien en Argentina no tenemos datos similares, se ha determinado que un 50% de los usuarios son mayores de 26 años.


Fuente: Ofcom



Foto: ILUSTRACIÓN ALMA LARROCA

Hace unas semanas se publicó en ADN-La Nación, una nota titulada "Al rescate de los jóvenes lectores". Si bien en ella hay aportes interesantes, llama la atención (o no) la frase con la que comienza: "Qué raro. Justo cuando la vida empieza a ponerse más interesante (...), es el momento elegido para que se produzca una fuga en masa de lectores. Los mismos chicos que habían disfrutado prácticamente desde la cuna de todo tipo de estímulos en forma de libro (...) se descorazonan, se aburren o, peor aún, se avergüenzan de leer más de un libro o dos por año, y temen las burlas de sus pares".

Diágnosticos como éste preocupan a padres, docentes y pedagogos que, alarmados y compartiendo un mismo código, deciden "salir al rescate de los jóvenes perdidos" con argumentos muchas veces inconsistentes del tipo: "hay algo bueno en los libros para ellos, algo que no comprenden porque son muy jóvenes y porque la cultura ha degenerado en consumo e inmediatez". Y como "todo tiempo pasado fue mejor" resulta que habría un "valor" allí en el formato, algo "especial" en el soporte, por lo menos para la cultura adulta que sin dudas encuentra placer y emotividad (hasta melancólica) en la lectura.

No podemos negar que los chicos hacen un consumo para nada ideal de los medios (esto siempre ha sido así) y que los docentes y padres bien capacitados podrían cumplir un interesante rol mediador y guía para su mejor aprovechamiento.
Pero antes quizás, deberíamos replantear el lugar y el significado de la "lectura" y del "libro", análisis que no pretendo realizar aquí pero que creo debería comenzar recordando que Sócrates mismo rechazaba la palabra escrita y que Borges publicó sus primeras obras en gacetillas y murales.

Hace un tiempo referenciaba un fragmento de un post de Marcelo Lynch, un auténtico "nativo digital" de 13 años con gran actividad en la web, una completa vida digital y un interesante blog. El citaba:

"Esta juventud está malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura"

Respecto de ello, también les hacía notar la vigencia de diagnósticos del mismo tipo... aunque en éste caso (para nuestra sorpresa, o no) se trataba de una frase que tiene más de 4.000 años y fue encontrada tallada en las ruinas de Babilonia (actual Bagdad).
El post de Marcelo termina con la siguiente conclusión: "Moraleja: siempre va a ser igual. Madres, no se preocupen".

No se trata más que de la necesidad eterna de los adultos de rescatar a sus jóvenes con el objetivo de "salvar" la cultura que les resulta reconfortante.

Al rescate!!
A continuación les dejo algunos "videos rescatistas": podrán ver y escuchar frases políticamente correctas con extrañas y exageradas hipótesis alarmantes sobre el futuro de una generación que abandona los libros.

...Los dejo entre Caperucita, Peter Pan, Blanca Nieves y Alejandro Lerner... : P

-----

-----

-----


Siempre que se presentan éste tipo de debates recuerdo la siguiente frase:

"Cualquier ambición de cambio de paradigma que pretenda reemplazar las ideas actualmente dominantes se encuentra con el problema de que, al principio, la nueva idea se debe contemplar desde las perspectivas que intenta reemplazar"

Egan K, Mentes educadas. Bs As Paidos, 2000



Share|


Pocos usuarios contribuyen en la web!

Visitando un blog que les recomiendo, encontré datos y varios análisis muy interesantes, algunos de los cuales vienen a romper con algunos mitos típicos de la web.

En esta oportunidad, quiero hacer referencia a algunas cifras que ilustran el fenómeno de "participación inequitativa" (Nielsen).


Bill Tancer, gerente general de la consultora Hitwise, realiza estudios sobre tráfico en internet a partir de una base de datos de 10 millones de usuarios en EE.UU (aquí la ventaja es que trabaja con lo que los usuarios "hacen" en lugar de encuestarlos y basarse en los que "dicen que hacen").
En su libro Click: what millions of people are doing online and why it matters, hay un capítulo especialmente dedicado a la web participativa.

Tancer, midió tres sitios: YouTube, Flickr y Wikipedia.
  • En YouTube, sólo el 0,16% de las visitas fueron para subir contenidos de video.
  • Para el sitio de fotos Flickr, 0,18% de las visitas al sitio fueron para subir fotos.
  • Mas del 3,5% de las visitas a Wikipedia fueron identificadas como alguien que ingresó texto después de clikear el botón edit.
Estos datos sirven además para ilustrar el "fenómeno de participación inequitativa" y para confirmar la "regla del 90-9-1", formulada por J. Nielsen. La misma establece que el 90% de los usuarios online de un sitio web son "lurkers", es decir espectadores pasivos. El 9% contribuye ocasionalmente y solo el 1% de los usuarios online son contribuyentes activos. En el caso de los blogs esta diferencia se hace aún más extrema: sólo un 0,1% de usuarios producen periodicamente en sus blogs.


Es probable que la distancia se mantenga, pero no sería extraño pensar que la cantidad de usuarios productores aumentará: es posible que la penetración creciente de Internet, la promoción de múltiples herramientas 2.0, la difusión de una cultura web participativa y la llegada de una camada enorme de "nativos digitales" que vienen a protagonizar la web con nuevas reglas, acorten las distancias expresadas en esta fórmula.

Para los educadores, éstos datos son disparadores para re-pensar nuestra tarea si pretendemos brindar a los chicos la opción de elegir el lugar que quieren ocupar en la web: ser simples consumidores pasivos o productores creativos!..




Una cuestión de puntos de vista...

Hace un tiempo, en otro post les comenté aspectos generales sobre el libro Generaciones Interactivas, esta vez quiero hacer referencia a un aspecto en particular del segundo capítulo del libro en el que se realiza una mirada sobre el lugar que Internet ocupa en la vida de los jóvenes

Recordemos que el estudio se realizó en zonas urbanas sobre chicos de entre 6 y 18 con acceso a Internet (ya sea en sus hogares o fuera de ellos) con el objetivo de identificar las características de lo que se denomina la “generación interactiva”.



El texto arroja información muy interesante para comprender a los adolescentes que habitan nuestras instituciones educativas y para dar cuenta del lugar que la escuela ocupa en la relación de los jóvenes con Internet.

Sin embargo, son varias las lecturas que podemos hacer a partir de algunos datos, que en principio y con una interpretación rápida, podrían parecer preocupantes y negativos, pero quizás no lo sean.

Voy a compartir tres ejemplos que ilustran esta hipótesis, aunque les recomiendo la lectura del texto completo.


1 - ¿Quién les enseña a los chicos a usar Internet?: La escuela, no.

Se les preguntó a los chicos encuestados quién les había enseñado a usar Internet. La mayoría de los jóvenes han afirmado que aprendieron solos. Luego aparecen las categorías de hermanos o amigos y muy relegados los profesores.


2 - ¿Quién acompaña a los chicos cuando usan Internet? Los docentes, no.

Se les consultó además, qué compañía suelen tener mientras navegan. En este aspecto también se destaca la actividad solitaria y en ultima instancia aparecen los docentes y padres.


3 - ¿Qué actividades dejan de lado por navegar?: La tarea escolar.

Se les consultó también a qué actividades les roban tiempo para dedicarlo a usar Internet. El caso argentino se destaca por el hecho de que los chicos le restan el mayor tiempo a la tarea escolar para navegar.




¿Qué conclusiones podemos obetener?

Al leer estos datos, podríamos alarmarnos y pensar que los jóvenes se encuentran cada vez más aislados, que pierden tiempo valioso de estudio frente a la PC y que es preocupante la calidad de los aprendizajes (incluso lo perjudiciales que podrían ser) debido al lugar relegado que tienen la escuela y los adultos frente a las pantallas.
Sin embargo, en lugar de interpretar estas cuestiones en un sentido negativo, deberíamos hacer de ellas información útil y desafiante:

Partamos de la convicción de que niños y jóvenes con acceso a Internet fuera de la escuela es un dato sumamente positivo, de hecho, la realidad indica que en muchos casos los chicos están mejor equipados en sus hogares que en las aulas. En todo caso, una preocupación que debería despertar nuestro escepticismo y concentrar buena parte de nuestras energías es la enorme cantidad de chicos que por diversos motivos no tienen acceso (aunque se trata de otra cuestión).

¿Aislados en la web social? tranquilos, es imposible!

En términos generales, que los jóvenes naveguen en soledad no debería generar preocupación en lo que respecta a su socialización. Los miedos de padres y docentes oscilan entre un supuesto aislamiento y encierro, casos de ansiedad (estos días leí un nuevo concepto perfecto para pedagogos la "tecnoansiedad"), hasta la superficialidad o irrealidad de los contactos virtuales.
Internet presenta diversas alternativas en la que los jóvenes comparten, conversan, debaten, juegan entre pares y llevan una vida social y afectiva como la de cualquier adolescente inclusive más amplia y global, claro bajo nuevas reglas.

Cuando las únicas fuentes de aprendizaje dejan de ser los adultos o cómo aceptar que Internet también enseña.

Una característica de la “generación interactiva” es que se rodea de múltiples fuentes de aprendizaje no escolares. El proceso se desarrolla con mayor autonomía, de manera colaborativa y entre pares, es activo, puede satisfacer mejor los intereses, es más atractivo y desafiante, agiliza la capacidad de resolución de problemas, demanda esfuerzo cognitivo, puede ser más gratificante y en algunas ocasiones podrían ser aprendizajes muy valiosos y complementarios de los escolares.
No debemos descartar el interesante rol que profesores bien capacitados podrían cumplir como "mediadores" o "guías" en dicho proceso, inclusive enriqueciéndolo, sin embargo, es exagerado pensar que sin intervención adulta los jóvenes desaprovechan completamente la herramienta, se exponen a enormes peligros o se limitan siempre a un consumo netamente superficial e innecesario.

En el peor de los casos se divierten, en el mejor de los casos aprenden!

Los chicos argentinos son los que más tiempo le quitan al estudio y a la tarea escolar para dedicarlo a navegar en Internet. Ante este dato podríamos alarmarnos, restringir el uso de Internet, alejar a los chicos de las pantallas y buscar estrategias para recapturar la atención de estos “jóvenes perdidos”.
Sin restarle importancia al saber escolar y académico (y apelando a lograr un equilibrio productivo entre ambas ocupaciones), es un error creer que un chico conectado a Internet no está aprendiendo absolutamente nada. Los chicos utilizan la web para entretenerse, jugar, conversar y consumir, pero también al navegar conocen múltiples herramientas, reciben información de innumerables fuentes y lugares, manejan códigos diferentes, en ocasiones aprenden idiomas, resuelven dudas, gestionan sus actividades, producen, comparten, se relacionan con pares de cualquier rincón del planeta y se expresan.
Por lo tanto no sería conveniente asumir que el tiempo destinado a las pantallas es necesariamente tiempo perdido o perjudicial. En todo caso, podemos considerar estos aprendizajes como un complemento no-formal en la educación y desarrollo de las "generaciones interactivas".

El verdadero problema lo tiene la escuela...

Los datos arrojados por este estudio no ponen en jaque a Internet sino que nos interpelan a nosotros para analizar esta información, que ni positiva o negativa (ni alarmante o alentadora), es la realidad en la que debemos repensar (y reconstruir) la escuela.
En ocaciones, la lectura que hacemos de la realidad es relativa a la comprensión que tenemos de la misma.
Sin dudas, el informe demuestra que los chicos definitivamente están siendo protagonistas de un nuevo escenario con nuevas reglas, nuevos lenguajes y nuevos sentidos que comprenden naturalmente.
Nosotros, debemos saber interpretarlo y en lugar de analizarlo desde concepciones caducas, debemos tenerlo en cuenta para reorientar la reflexión sobre el desafío que ello implica para una escuela que aún pertenece (y se aferra) al viejo paradigma.