IV Foro Docentes Innovadores, mi participación como jurado

No había tenido oportunidad de escribir acerca de esta experiencia que me ha dejado una sensación más que positiva acerca de lo que muchos docentes argentinos proponen en sus aulas. Pero además la oportunidad de compartir tres propuestas innovadoras que seguramente podrán inspirar a otros profesores.



Durante 2013, como todos los años, Microsoft propuso a los docentes argentinos que compartan en la plataforma Partners in Learning sus experiencias de actividades de aprendizaje con tecnología en el aula. De esta forma, una vez más, docentes de diversos contextos se conectan con otros docentes y se produce eso que tanto esperamos: las buenas ideas se juntan con otras buenas ideas. 
Además de compartir sus experiencias se convocó a los docentes a que las postularan con el objetivo final de poder viajar a Barcelona a participar del Global Forum en marzo de 2014.

Así es que el 30 de octubre del año pasado, tuvo lugar el IV Foro de docentes Innovadores en Buenos Aires, donde se presentaron diez experiencias finalistas. Fue en esa ocasión que tuve la oportunidad de participar como jurado para elegir a las tres que viajarían a Barcelona.

Evaluar es una tarea seria.

Nuestra tarea como jurado era seleccionar las experiencias con TIC más potentes y significativas, aquellas donde las tecnologías estén cumpliendo un rol fundamental para potenciar los aprendizajes y el desarrollo de las competencias del siglo XXI.
Ésto no es un aspecto menor. Personalmente considero que los criterios de evaluación -en cualquier instancia de evaluación- son fundamentales, éstos deben estar explicitados con anterioridad, ser transparentes para aquellos que están siendo evaluados, y respetados por los evaluadores. En esta oportunidad, contábamos con criterios muy bien pensados y definidos.
En este punto, debemos aclarar que en el aula lo emergente puede exigir ajustes y éstos ajustes pueden abarcar cualquier momento inclusive el de evaluación. Pero en un certamen, los criterios de evaluación son "intocables", son la llave para la evaluación justa (en la medida de lo posible, claro) y cuando se trata de varios evaluadores, son la llave para la evaluación coherente (nuevamente: en la medida de lo posible).
Evaluar es siempre una tarea seria porque implica calificar a otro -o al menos el trabajo de otro-, y en ocasiones también implica des-calificar. Las decisiones en torno a la evaluación siempre son complejas, deben ser comprometidas, nunca livianas, muchos menos basadas en razones que escapen a los criterios anteriormente definidos.
La evaluación es una tarea seria y enriquecedora, por eso para mi, este tipo de experiencias son una gran responsabilidad, pero también, siempre, indefectiblemente, son instancias de aprendizajes, aprendizajes de todo tipo.

Escuchar docentes, entender la escuela.

Ser jurado en este tipo de eventos tiene diversos momentos y responsabilidades, pero sin ninguna duda lo mejor es el encuentro con los docentes que viajan desde diversos rincones del país. Pasar por sus stands (al estilo de presentación de pósters) a escucharlos es sin dudas una experiencia muy enriquecedora. La emoción y pasión con la que describen sus escuelas y lugares de origen, defienden sus proyectos, cuentan acerca de los logros de sus alumnos, escuchan sugerencias, y el enorme esfuerzo que demuestran realizar día a día en sus aulas es realmente conmovedor. 

No obstante, más allá de la experiencia vivida, de los grandes docentes y las interesantísimas experiencias que he podido conocer, hay una cuestión que me llevó a muchas reflexiones y tiene que ver con la gran necesidad / importancia de hacerlo y la enorme dificultad que implica para los docentes en general documentar sus experiencias. El desafío requiere que los docentes estén llevando a cabo proyectos potentes, interesantes, innovadores y significativos en sus clases, pero que además (¡y no es cosa menor!) puedan fundamentarlo, documentarlo y comunicarlo ...pero esa es otra cuestión de la que hablaremos en otro post.


Los ganadores de Argentina:

Comparto con ustedes las tres experiencias seleccionadas:


Proyecto ARTómico - Irina Busowsky, Ushuaia

Uno de los proyectos que más llamó la atención a todos fue ARTómico, una tabla periódica creativa e interactiva creada por alumnos de una escuela de artes.
Los alumnos investigaron cada elemento y buscaron diversas metáforas y formas artísticas de representarlos. Desarrollaron un sitio interactivo donde al hacer clic en cada elemento se puede visualizar y/o escuchar información sobre cada uno a través de pinturas, narraciones y canciones.


Desarrollo de aplicaciones educativas - Daniel Yesuron, Mendoza

Los alumnos desarrollaron aplicaciones educativas para Windows 8. Con el foco puesto en formar a los jóvenes para su futuro, el proyecto consistió en un taller con tres ejes: diseño gráfico, programación y modelo de negocios.
Las aplicaciones consistieron en desarrollos que pudieran utilizarse en el aula para potenciar el aprendizaje de diversos contenidos curriculares.


Alfabetización informática para la tercera edad - Olga Toledo, Córdoba

Los alumnos de quinto año formaron "patrullas" de capacitación para dar clases de informática básica a adultos de la tercera edad de su comunidad. En los diversos talleres, ofrecieron fundamentos de Office, Internet y redes sociales. Con clases especialmente diseñadas, los equipos de capacitación brindaron talleres en horario extra-escolar a más de 50 abuelos.