Los "Ciberdelitos"




"Ciberdelitos"
Los delitos que no existían hace apenas algunos años



Ya hemos hablado de todo aquello que hoy domina nuestra realidad y que hace pocos años no hubiéramos siquiera imaginado. También hemos advertido en varias oportunidades que la vertiginosidad de los cambios muchas veces nos deja un paso por detrás de los acontecimientos que van más rápido que nuestra capacidad de reacción.
Los delitos informáticos no son novedad hoy, pero si lo son para un sistema judicial que apenas comienza a aggiornarse y que intenta "remendar" los vacíos legales a través de reformas, pero que no logra aceitar todas las instancias para alcanzar la eficiencia necesaria en los procesos.

En junio de 2008, el Congreso sancionó la llamada Ley de Delitos Informáticos 26.388 (una reforma al Código Penal). La misma estableció penas para hackers, estafadores digitales y pornógrafos; protegió la información de los bancos de datos personales; y consideró que el correo electrónico, el chat y los mensajes de texto y multimedia son “documentos”, por lo que su violación es un delito.
Identificar al culpable implica rastrear el IP complicándose cuando se descubre que la procedencia es un locutorio o ciber. En cuanto a las penas, la ley prevee cárcel de 15 días a 6 meses para delitos menores y multas de hasta 100.000 pesos. Para delitos de pornografía infantil y acoso hasta 4 años de cárcel.
Sin embargo, no siempre se toman las denuncias y muy pocas víctimas saben que la ley los protege ante determinados hechos, lo que revela la necesidad de seguir educando y concientizando respecto del uso responsable de las tecnologías.

Más datos:
  • Sólo en los tribunales porteños ya hay 8.425 casos.
  • En el último año y medio las consultas crecieron entre un 30% y un 50%.
  • El caso más común denunciado es hackeo de la cuenta de mail o de mensajería instantánea.
  • Otros delitos comunes son el robo de identidad y el ingreso a sistemas restringidos.
  • Los casos más graves son los de acoso y pedofilia ("Grooming")
  • Se estima que sólo se denuncian el 25% de los casos (*)


Fuente: Clarín.com